domingo, 30 de mayo de 2010

¿Podemos permitirnos tener instalaciones socioculturales abandonadas? El caso del auditorio fantasma. Una metáfora sobre la realidad cultural del municipio.



Anexo al hotel Alcora existe un recinto de propiedad municipal que acoge un estanque, un auditorio para aproximadamente 800 plazas, jardines y zonas de acceso que suman en torno a 4.000 m2 que lleva desde el año 1992 absolutamente abandonado. Las únicas referencias de alguna actividad se relegan al año de su inauguración, desde entonces, y a pesar de las enormes posibilidades y el espacio privilegiado que supone por sus dotaciones, allí no ha pasado absolutamente nada. Hablamos de 18 años de desaprovechamiento absoluto.

La vegetación silvestre y el deterioro causado por el abandono han ido causando serios daños en las gradas, el ajardinamiento original, pavimentos y otras infraestructuras básicas. Por otra parte la total ausencia de utilización pública o privada ha convertido a estos equipamientos en un espacio desconocido e invisible para la inmensa mayoría de los ciudadanos de San Juan de Aznalfarache. Otra singularidad más de este pueblo que, entre otras peculiaridades, también dispone de dotaciones socioculturales fantasmas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada